Facebook

sábado, 22 de octubre de 2016

Ben Breedlove

Ben Breedlove

Poca gente conocía tanto el umbral que separa la vida de la muerte como Ben Breedlove. Este texano de 18 años sufría una enfermedad de corazón que en tres ocasiones estuvo a punto de acabar con él. No le importaba. Él seguía adelante, con su familia y con los amigos a los que se dirigía a través de su canal en YouTube en el que daba consejos sentimentales. Precisamente fue este canal por donde decidió sincerarse con su público la semana pasada, confesando lo cerca que había estado de morir todas esas veces y cómo eso había afectado su percepción de la vida. Y, en un giro trágico casi poético, murió pocos días después, precisamente en Nochebuena.
Éste es el mensaje que dejó al mundo antes de morir:
"Hola, soy Ben Breedlove. He tenido mal el corazón toda mi vida. Cardiomiopatía hipertrófica. Es una enfermedad muy seria y muy peligrosa. Me di cuenta cuando me fui haciendo mayor. Me ha dado mucho miedo y yo odio esa sensación. Me ha impedido practicar los deportes que le gustan a mis amigos. Da un poco de rabia haberme perdido esa parte de mi vida. Lo que de verdad esperaba era ser como todos los demás. Pero es algo con lo que he aprendido a vivir y a aceptar."
"La primera vez que engañé a la muerte, tenía cuatro años. Tuve un ataque mortal. Da miedo, ¿eh? Mi nivel de glucosa descendió a 14. No recuerdo mucho de ese día. Sólo una cosa que jamás olvidaré: me estaban llevando en silla de ruedas por un pasillo, eran unas dos enfermeras, y mi madre iba a mi lado. Y vi una luz brillante justo encima de mi cabeza."
"No sabía lo que era de cuando brillaba. Le dije a mi madre: "mira la luz brillante", y señalé al techo. Dijo que no veía nada. No había ninguna luz en el pasillo. No podía dejar mirarlo de lo bonito que era. Me sentía como si no tuviera ninguna preocupación, como si nada en el mundo tuviera importancia. Y no paré de sonreír. NUNCA olvidaré como me sentí ese día."
El vídeo continúa y Ben recuerda que su otro infarto, en 2007, durante una extirpación de amígdalas. Y entonces, en una segunda parte, cuenta la parte realmente estremecedora, realmente reciente de la historia:
"Hace unas dos semanas volví a engañar a la muerte. Iba por un pasillo de la escuela y me di cuenta de que me iba a desmayar, así que me senté en un banco. Perdí el conocimiento. Cuando me desperté, estaba rodeado de médicos de ambulancia. No podía hablar ni moverme; sólo podía mirar lo que hacían."
"Me pusieron los desfibriladores en el pecho. Oí que uno decía: 'Estamos listos'. Otro dijo 'Vamos'. Y perdí el conocimiento. Se me paró el corazón y dejé de respirar durante TRES minutos. Cuando los cuerpos de la gente se mueren, sus cerebros siguen funcionando. Les oí decir, 'No respira, se le ha parado el corazón y no tiene pulso'. Recuerdo pensar: 'Ya está; me muero'. Lo que me pasó luego no sé si fue una visión o un sueño. Pero mientras estuve inconsciente, me imaginé en una habitación blanca sin paredes."
"No había sonidos, pero me sentía tan en paz como aquella vez a los cuatro años. Llevaba un traje muy elegante, igual que mi rapero favorito, Kid Cudi. No sé por qué estaba ahí, todavía estoy pensándolo. Pero me miraba en un espejo y pensaba, 'Mira qué MONOS estamos'. Era esa sensación. No podía parar de sonreír. Estaba orgulloso de mi mismo. De mi vida, de todo lo que he hecho. La mejor sensación del mundo."
"Kid Cudi me llevó a un despacho de cristal y me puso la mano en el hombro y empezó a sonar mi canción favorita, Mr Rager. Y me dijo, 'vete'. Y me desperté entre médicos que me estaban haciendo la resucitación. No queria irme de allí. Ojalá NUNCA me hubiera despertado. ¿Creéis en los ángeles o en Dios? Yo sí."
Fue precisamente el rapero Kid Cudi el que popularizó el vídeo, colgándolo en su blog. Desde entonces, Breedlove se ha convertido en una de las figuras de esta Navidad: su vídeo cuenta ya con cientos de miles de visitas y se han multiplicado los vídeos que le rinden tributo desde todo el mundo. El sentimiento, al parecer, es similar al que recoge Kid Cudi en su blog: "Me ha emocionado. A la familia de Ben: habéis criado a un héroe. Es, al menos, el mío. Contad con mi amor".



No hay comentarios:

Publicar un comentario