Facebook

lunes, 17 de octubre de 2016

Abárzuza

Abárzuza - Ermita Santa Bárbara


El Diccionario Geográfico e Histórico de la Academia (1802) dice que había tres ermitas: Santa Bárbara, «colocada en un alto a la parte del Sur», S. Sebastián y S. Miguel, «dentro del pueblo». El año anterior, el obispo Igual de Soria mandó extinguir la de S. Miguel, cuyos materiales debían aplicarse en la parroquia y «los 100 ducados que tiene la Hermita se agregan a la capellanía que posee D. Adrián Norrás con arreglo a la fundación». De S. Miguel no quedan vestigios. En la de S. Sebastián dio un plazo de seis meses para que el patrono la dotase de lo necesario. Desapareció y su solar lo ocupa el cuartel de la Guardia Civil. La de Santa Bárbara, que tampoco estaba bien dotada, fue una de las sesenta autorizadas en 1585 a tener ermitaño. A media hora del pueblo, es edificio espacioso y atendido. En 1801 la imagen de la santa carecía de torre y el obispo mandó ponérsela. El capítulo de ermitas desaparecidas tiene en Abárzuza nombres ilustres. Cuando los cistercienses llegaron allí, ya existía el monasterio de San Adrián, mencionado en la primera mitad del siglo XI. Construido Iranzu, la iglesia fue ermita pequeña -Zapater, el cronista, dice que no cabían diez o doce personas-, cuyas ruinas se conservaban en el siglo XVII, al N. de la puerta principal del monasterio. San Adrián poseía el monasterio de San Pedro de Ayllide o Allide, al N.O. de la ermita de Santiago en el torrente hacia Elizarrate. Entre las posesiones de Iranzu en el siglo XIV va «la heredat de Ayllide». (No cabe confusión con S. Miguel de Aillibia, monasterio que en 1069 Sancho el de Peñalén dona a Irache, y que en 1180 encontramos como granja. La iglesia subsistía en 1394. Aillibia era en 1415 simple término). En la cima de Monte Negro, al E. del vallecito, aún existía en el siglo XVIII la ermita de Santiago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario