Facebook

domingo, 31 de julio de 2016

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro

Nació en un barrio obrero en la isla portuguesa de Madeira, en el seno de una familia humilde tiene otros tres hermanos. Ya de muy pequeño mostró su devoción por el fútbol, y en 1993 comenzó a practicarlo oficialmente al inscribirse en el Andorinha, un pequeño club de su tierra en donde su padre colaboraba. Ronaldo comenzó a destacar por encima de sus compañeros en el Andorinha, y al cumplir 10 años, en 1995, los grandes equipos de la isla (Marítimo y Nacional) ya se lo rifaban. Finalmente se incorporó a las filas del Clube Deportivo Nacional, donde continuó con su meteórica progresión, convirtiéndose ya en una de las más brillantes promesas del fútbol portugués. En 2001 realizó una prueba de tres días para fichar por el Sporting de Portugal, y finalmente dejó el Nacional para pasar a formar parte del club de Lisboa, habiéndose de trasladar a la capital portuguesa.

Una vez finalizado el traslado, comenzó su nuevo periplo en la disciplina del club lisboeta, famoso por la gran producción de grandes talentos como Luis Figo, Nuno Valente, Simao Sabrosa o Ricardo Quaresma. Allí le asignaron, junto al resto de compañeros, tutores personalizados que le orientaban en sus estudios, psicológos que le ayudaban a pasar su adolescencia y médicos que observaban su crecimiento físico. Todo ello contribuyó a su formación como persona y como futbolista, un desarrollo que acabaría llevando a jugar sus primeros 90 minutos en la Superliga portuguesa en octubre de 2001, cuando contaba con tan sólo 17 años de edad. Cristiano causó entre afición y prensa una grata impresión, pasando a formar parte del grupo de habituales de la plantilla que se proclamó, en la temporada 2001/2002, campeona de la máxima división de la liga portuguesa. Después de jugar la final en Moscú decidirá mi futuro. Hasta entonces, tengo la intención de mantener y guardar silencio ", dijo el jugador el martes, lo que da la sensación de que cuando se les pregunta sobre la opción de aterrizar en la Liga española fue abrir los ojos como platos."




Ronaldo es, sin duda, jugar un juego de poker con respecto a sus planes futuros y dar ninguna seguridad, incluso para los menos posible adivinar.

En verano de 2003, Sporting de Portugal y Manchester United disputaron un encuentro amistoso con motivo de la inauguración del estadio José Alvalade para la Eurocopa que se disputaría en tierras lusas. En ese partido el joven extremo cuajó una magnífica actuación que asombraría tanto a los propios jugadores rivales como a su entrenador Sir Alex Ferguson, que consiguió el traspaso del portugués al club inglés poco después en ese mismo verano, tras pagar 12,24 millones de libras esterlinas (más de 18 millones de euros). Este traspaso coincide con el del también medio derecho David Beckham al Real Madrid, por lo que a su llegada al Manchester es llamado a ser el sucesor de Beckham.

Hasta el 12 de abril del 2007 Cristiano Ronaldo percibía una ficha anual de 4,2 millones de euros netos al año. El Real Madrid estuvo dispuesto a pagar al Manchester Utd. hasta 80 millones de euros para hacerse de los servicios del portugués , en caso de que el fichaje se cerrara sería la contratación mas cara del equipo meregue en la historia.

EL 13 de abril del 2007, Ronaldo renovó su contrato con el Manchester hasta 2012, convirtiéndose en el jugador mejor pagado del mundo; con un sueldo de 4.6 millones de euros limpios al año (180.000 euros a la semana).

En la campaña 06/07 ha quedado segundo maximo goleador de la Premier League con 16 tantos.

Evolución


En su primer año en Inglaterra, el 7 del United demostró sus cualidades en la final de la copa inglesa de 2004, la FA Cup, en Cardiff, donde anotó el primero de los tres goles de su equipo que a la postre les harían campeones del trofeo. En su segundo año en tierras británicas, Cristiano crecería como futbolista asentándose como uno de los mejores jóvenes del fútbol mundial, como así reconocería el trofeo al mejor jugador joven de 2005 de la FIFPro, galardón elegido por los aficionados. El 29 de octubre de 2005 anotó, ante el Middlesbrough, el 1000º gol del Manchester United en la Premier League.

Selección portuguesa
Cristiano Ronaldo hizo su debut en la Selección de fútbol de Portugal el 20 de agosto de 2003 ante Kazajistán, y representó a su selección en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Pero donde dio el paso a la primera línea del fútbol mundial fue defendiendo a Portugal en la Eurocopa 2004, donde fue reclamado tanto por la prensa como por los aficionados cuando en los primeros partidos no contaba para el seleccionador en el once titular, y acabó siendo una de las figuras de la selección portuguesa en el torneo, acabando subcampeona por detrás de Grecia. En la siguiente gran cita de su selección, la Copa Mundial de Fútbol de 2006, en Alemania, jugó a un gran nivel, como casi el resto de su selección al completo, lo que le sirvió para auparse a la cuarta posición final, cayendo en semifinales ante Francia, y en el partido por el tercer y cuarto puesto ante Alemania.

jueves, 28 de julio de 2016

Papin - Biografia


Jean Pierre Papin

Papin, el pequeño instinto asesino. Fue el protegido de Platini, que aconsejó su entrada en la selección · Consiguió cinco veces el pichichi de la Ligue 1 de manera consecutiva · Logró que su famosa volea fuera nombrada como la "Papinade" Si a cualquier 'entendido' del fútbol le preguntan por los mitos del fútbol francés, dos nombres aparecen como acto reflejo: Michel Platini y Zinedine Zidane. Dos jugadores de clase mundial que dominaron el fútbol francés durante distintas épocas. Y justo en medio, en esa época que comprende finales de los ochenta y comienzos de los noventa, es donde aparece otra de las leyendas francesas. Es la etapa de Jean Pierre Papin, ese pequeño delantero de gran remate que encandiló a los aficionados al fútbol por su calidad en los últimos metros, su tremendo olfato goleador y su repertorio de recursos en el remate. La gran historia de Papin comenzó aquel mes de junio de 1986. México acogía por segunda vez un Mundial de fútbol. La Francia de Platini llegaba con el objetivo de mejorar el papel hecho en el Mundial de España, en el que cayó dignamente en semifinales. 

El combinado galo, sorprendentemente, era incapaz de batir a la débil Canadá en su primer partido. Fue entonces cuando, a falta de once minutos para el final, un frágil y diminuto delantero del sur de Francia salvó la papeleta. Se llamaba Jean Pierre Papin, tenía 22 años y nadie sabia nada de él. Sus inicios en Vichy, su buena temporada en el Valenciennes y su demostración goleadora en el Brujas, marcando veinte goles, yacían en el anonimato. Tuvo que ser con los 'bleus', en una cita importante, y con el beneplácito del gran Platini, cuando Papin diera un paso al frente en el camino hacia la historia del fútbol. Y es que el gran icono futbolístico del momento en Francia fue quien dio el visto bueno. Platini le dijo a Henri Michel: "Me gusta, porque me recuerda a Boniek, con el que me entendía a la perfección en la Juventus". Así que Michel se lo llevó a Mexico, y sin realizar un Mundial soberbio, consiguió que el mundo ya contara con él. Se dio a conocer con su gol ante Canadá en el primer partido de Francia en el Mundial de México 1986.

Francia, por cierto, repitió la historia de hace cuatro años y se despidió en semifinales ante la Alemania de Brehme, Vöeller y compañía. Pero para Papin, ya contratado por el Marsella, era el comienzo de una exitosa carrera. Seis temporadas en las que gano cinco Ligas, en las que quedó cinco veces como máximo goleador de la Ligue 1 de manera consecutiva. Cerca de 150 goles en poco más de 200 partidos. Una época dorada redondeada por un Balón de Oro en 1991. Goles de todos los colores: de falta, desde fuera del área, de cabeza, empujándola, en el mano a mano con el portero...los recursos de ese pequeño delantero eran infinitos a la hora de rematar. Correoso, luchador, rápido en el desmarque, sin contemplaciones ni entretenimientos en la definición. Tal era su imaginación y suficiencia a la hora de finalizar, que el punta de Boulogne-sur-Mer llegó a personalizar una manera de acabar las jugadas. La "Papinade" se convirtió en un sello de identidad de aquel maravilloso delantero. Una volea, lateral, casi a ras de suelo, de un gran valor estético, pero también efectiva. Ese remate forma parte hoy de la gran lista de detalles técnicos con nombre propio, justo antes de la 'roulette' de Zizou. La "Papinade" se convirtió en un sello de identidad de aquel maravilloso delantero. Una volea, lateral, casi a ras de suelo. Tras el triunfal paso por la Ligue 1, llegó el Milan, con buenas actuaciones pero sin grandes alardes. Precisamente cuando Papin no respondía, llegó el premio de la Copa de Europa, título que había perdido las dos temporadas anteriores en la final. Pero él necesitaba seguir conviviendo con el gol, así que decidió cambiar de aires y probar suerte en el Bayern de Múnich. La desafortunada aventura alemana le llevó de nuevo a sus orígenes. Relativamente, porque su destino fue Burdeos. En el Girondis dejó sus últimos detalles al máximo nivel, en dos temporadas donde demostró que el gol siempre le acompañaría. Se retiró en Segunda, con el En Avant Guingamp, pero a día de hoy, y con 46 'castañas', Papin ha vuelto a ponerse las botas. Eso sí a nivel aficionado. En los campos regionales de Aquitania ya sueñan con ver los últimos goles del gran Papin. Todo un lujo.

Altair Jarabo

Altair Jarabo - Fotos