Facebook

lunes, 23 de enero de 2017

Intoxicaciones Alimentarias en Verano


Con la llegada del verano las bacterias que nos rodean se reproducen más rápidamente a consecuencia de las altas temperaturas, y de la humedad del ambiente. Una comida o un simple aperitivo pueden ocasionar diarrea, vómitos, fiebre y/o dolor abdominal.

A continuación os daremos unas recomendaciones, que nos ayudarán a evitar estas desagradables intoxicaciones:

Higiene. Extremar la higiene tanto de las manos, como de los utensilios que utilicéis para preparar los alimentos, cuchillos y tablas de cortar pueden convertirse en transmisores de bacterias sino se desinfectan adecuadamente.

Desinfección. No descuidar la desinfección de las bayetas, estropajos y trapos de cocina que utilicemos.

Descongelación. Los alimentos deben descongelarse en la nevera, nunca a temperatura ambiente.

Productos crudos. No mezclar productos crudos con otros que se consuman sin cocinar, el jugo de la carne puede infectar frutas o verduras frescas. Evitar el consumo de las carnes y pescados poco hechos o crudos, así como de salsas y platos que contengan huevos frescos.

Agua potable. Beber siempre agua embotellada y desconfiar de los hielos sino conocemos el origen del agua que los forma, son una fuente de bacterias.

Manejo de alimentos. Si se va a realizar una barbacoa tener mucho cuidado con la forma en la que se transportan los alimentos, nunca dejar que permanezcan al aire libre, ni siquiera una vez preparados, es mejor mantenerlos en los bordes de la barbacoa. Cocción de alimentos. Cuidado también con su elaboración, en ocasiones las carnes así cocinadas (tipo barbacoa) se hacen por fuera y permanecen crudas en su interior.



Los problemas derivados de una intoxicación alimentaria no suelen ser graves, y su tratamiento se basa en el consumo de sueros, bien de farmacia, bien de elaboración casera. Por ejemplo, en un litro de agua disolver una cucharada de sal, una de bicarbonato, el zumo de dos limones y dos cucharadas de azúcar, que nos aporten la hidratación y las sales necesarias para combatir la infección. Si el dolor abdominal es fuerte o la situación personal lo requiere, niños pequeños, ancianos o embarazadas deberán acudir al médico para que valore su estado y tome las medidas oportunas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario